Medicinas: ¿todas son buenas o algunas pueden causarme daño?

Dra. Raksha Joshi

 

Todos nos hemos enfermado alguna vez y tomado alguna medicina, como el jarabe para la tos cuando éramos niños, una pastilla o una inyección. Muy probablemente dicha medicina nos ayudó a sentirnos mejor y curó nuestra enfermedad. Este es el lado bueno de las medicinas.

 

En la actualidad, nuestras vidas se han vuelto más complicadas, hemos cambiado nuestros hábitos alimenticios y nivel de actividad física, muchos fumamos o bebemos demasiado alcohol, y la mayoría sufrimos algún tipo de estrés. Por otro lado, la ciencia y la tecnología han avanzado muchísimo y ahora contamos con varias medicinas para tratar una misma enfermedad, como es el caso de la presión alta (antes, los doctores sólo recetaban diuréticos para provocar la eliminación de agua y sodio a través de la orina). También existen varios tipos de pastillas e inyecciones para tratar la diabetes, y diferentes tipos de antibióticos para infecciones como las de las vías respiratorias (neumonía), de los riñones o en heridas tras una cirugía.

 

La mayoría de las veces las medicinas ayudan a curar nuestra enfermedad, pero ¿pueden algunas medicinas tener efectos dañinos en nuestro cuerpo? La respuesta es sí. Las medicinas son un arma de doble filo que a veces ayudan y a veces pueden causar daño o incluso la muerte. Estos efectos dañinos se conocen como reacción adversa a un medicamento (RAM) (en inglés se conoce como “ADR”). Ningún medicamento es 100 por ciento seguro; cualquier persona puede sufrir una RAM. Hasta una simple aspirina puede causar un efecto dañino, o incluso mortal, en una persona susceptible.

 

Las personas que toman más de un medicamento corren un mayor riesgo de sufrir una RAM debido a que su interacción puede causar una reacción adversa. Por ejemplo, si una persona que está tomando un anticoagulante recetado por un cardiólogo tras sufrir un infarto cardíaco, empieza luego a tomar otro tipo de anticoagulante recetado por su médico de cabecera tras diagnosticársele un trastorno del ritmo cardíaco, podría poner en riesgo su vida ya que su cuerpo está recibiendo una doble dosis de anticoagulantes. Por eso es sumamente importante decirle a todo médico que visite los nombres de todos los medicamentos que está tomado – como medida extra, se recomienda traer a su cita todos los botes de medicinas que toma.

 

No sólo las medicinas que se venden con receta pueden ser peligrosas, también las medicinas de venta libre pueden causar daño. Por ejemplo, si una persona tiene presión alta y compra en la farmacia una medicina para el catarro o nariz bloqueada, ésta podría elevar más su presión hasta causarle un infarto al corazón. Por eso es muy importante también decirle a su médico cuáles medicinas de venta libre está tomando – traiga también a su cita estas medicinas y enséñeselas a su médico.

 

¡Estos son consejos que podrían salvar su vida!

 

Por otro lado, ciertos alimentos - como la toronja, el jugo de toronja, bebidas alcohólicas o el café - pueden cambiar los efectos de un medicamento recetado. Por ejemplo, si la persona toma un antibiótico que contiene metronidazole y bebe alcohol, podría sufrir una severa RAM. Por eso cada vez que le receten una nueva medicina, pregunte a su médico sobre cualquier interacción que ésta pueda tener con ciertos alimentos o bebidas.

 

¿Cómo puedo saber si estoy sufriendo una reacción adversa a un medicamento?

Si usted presenta alguno de estos síntomas, es posible que esté sufriendo una RAM:

  • Erupción cutánea (rash)
  • Picazón
  • Inflamación de párpados y/o lengua
  • Dificultad para respirar
  • Confusión
  • Taquicardia
  • Mareos
  • Desmayos
  • Propensión a moretones o hemorragia (efecto secundario común de los anticoagulantes)
  • Fallo del hígado (efecto secundario de algunos antihongos y que sólo se puede detectar con un examen de sangre)

 

Una RAM no es lo mismo que una reacción alérgica. Por ejemplo, si una persona alérgica a la penicilina toma una medicina con penicilina, podría sufrir picazón, sarpullido, urticaria o dificultad para respirar. Por eso es importante saber si es alérgico a alguna medicina e informarles a todos sus médicos sobre dicha alergia – asegúrese que el médico anote su alergia y manténgalo al tanto de cualquier cambio o nueva alergia.

 

Para reducir al máximo la posibilidad de sufrir una RAM siga estas recomendaciones:

  • Traiga a su cita médica todas las medicinas recetadas, medicinas de venta libre y de herbolaria que esté tomando.
  • Use sólo una farmacia para llenar todas sus prescripciones, para que el farmacéutico pueda alertarlo sobre algún tipo de interacción entre medicinas.
  • No se automedique con medicinas de venta libre, siempre pregunte antes a su médico.
  • Confirme con su médico cómo y cuándo debe tomarse la medicina (en ayunas, con alimentos, etc.).
  • Confirme si debe evitar ciertos alimentos o bebidas mientras toma la medicina.
  • Confirme si debe evitar tomar otras medicinas mientras toma una medicina nueva.
  • Tome la medicina como se le indica, no abra una capsula ni la mezcle con alimentos.
  • Lea toda la etiqueta médica y siga las precauciones que ahí se indiquen.
  • No mezcle medicinas con bebidas alcohólicas.
  • No tome medicinas que no fueron recetadas para usted.
  • No tome medicinas que le sobraron de otra prescripción.
  • Tome la dosis que le indicaron, no cambie la cantidad ni las veces que debe tomarla al día.
  • No deje de tomar la medicina sin antes avisarle a su médico
  • Infórmele al médico de cualquier tipo de alergia que tenga.

 

Estas son recomendaciones simples que todo paciente debería de seguir, pero si sólo puede aprenderse una sola recuerde que lo más importante es traer a su cita médica todas las medicinas que está tomando.

 

La Dra. Raksha Joshi es doctora en jefe y directora médica de Monmouth Family Health Center, en Long Branch.

Latinos Unidos de NJ

PO BOX 1082

Jackson, NJ 08527

Tel: 732-534-5959

Fax: 732-987-4677

© 2017 Latinos Unidos de NJ. All Rights Reserved. Website Design by Gil Cruz