Latinos Unidos de NJ. Latino Newspaper in NJ. Hispanic newspaper, periodico latinos unidos. periodico hispano en nj. Best latino newspaper in nj

Un monstruo anda suelto: final.

Por: Juan Guarin

Embajadores de la Comunidad.

 

En cierta ocasión, en el momento exacto en que la noche se encontraba en su punto más oscuro, el capitán de un buque de guerra piloteaba la nave a su mando a través de aguas cubiertas de una espesa neblina. Esforzando sus ojos al máximo, hacia su mayor esfuerzo escaneando en medio de la brumosa oscuridad buscando cualquier peligro que se encontrara encubierto a simple vista. Sus temores mas grandes se hicieron realidad cuando pudo divisar una pequeña luz justo en frente de su navío. Parecía ser la luz de otro barco que se encontraba en rumbo a colisionar con su propio buque.

Para evitar un desastre de tal magnitud, el capitán rápidamente envió un mensaje por radio a aquella embarcación que se dirigía de frente hacia ellos “Este es el Capitán Jeremiah Smith” decía con voz firme por la radio, “¡Por favor altere su rumbo diez grados al sur! Cambio”.

 

Para sorpresa del capitán, la imagen que se divisaba en medio de aquella neblina, no se movía; pero en cambio, escucho una respuesta a su petición por la radio: “Capitán Smith, este es el soldado Thomas Johnson. ¡Por favor altere su curso diez grados al norte! Cambio”. Consternado por la audacia de tal respuesta, el capitán gritó una vez más por la radio “¡soldado Johnson, este es el Capitán Smith, y le ordeno inmediatamente que cambie su curso diez grados al sur! Cambio”.

Por segunda vez, la luz que se dirigía en contra no cedía. “con todo respeto, Capitán Smith” -replicó una vez más el soldado- “le ordeno que cambie su curso diez grados al norte inmediatamente! Cambio”.

Enojado y frustrado de que este insolente marino pudiese poner en peligro la vida de sus hombres y tripulantes, el capitán grito esta vez de una forma más amenazante por la radio y dijo: “soldado Johnson. ¡Le puedo someter a consejo de guerra por esto! ¡Por última vez, le ordeno por la autoridad del gobierno de los Estados Unidos a que altere su curso diez grados al sur! ¡Soy un buque de guerra!”.

La última transmisión del soldado fue realmente escalofriante: “Capitán Smith, señor. ¡Nuevamente, con todo el respeto, le ordeno que cambie su rumbo diez grados al norte! ¡SOY UN FARO!”.

Así es amigo lector, tal vez se ha identificado más con el capitán de aquel buque que con el soldado del faro, así actúa el enojo con el que lo padece y quizá usted se ha estrellado una y otra vez con la misma pared de la injusticia (aunque tal vez sea injusticia solo ante sus propios ojos). La séptima llave para derrotar ese monstruo que está dormido y que quiere revelarse en forma de ira es precisamente “Darle una dirección a su enojo”.

Determine si su enojo es realmente justificado, pregúntese si verdaderamente se ha hecho algo malo, o si alguien realmente salió lastimado o si en realidad se cometió una injusticia. Recuerde que al ser humano le gusta ver problemas donde regularmente no existen, le gusta exagerar ante cualquier situación y, sobre todo, no le gusta perder ante ninguna circunstancia, somos egoístas por naturaleza y de allí ese deseo de ganar sin importar lo que se ponga en frente.

Decida ahora, que ha confrontado al enojo, cuál sería la respuesta más apropiada; ¿merece que le invierta mi tiempo? ¿Qué tan importante es el asunto? ¿Serviría a un buen propósito si lo menciono? Me viene a la memoria un pasaje bíblico en el libro de Eclesiastés donde dice que todo tiene su tiempo, y que todo tiene su hora; tiempo para nacer y tiempo para morir, tiempo de llorar y tiempo de reír… tiempo de callar, y tiempo de hablar.

Quizá ha visto nacer día a día un nuevo enojo y le falta estar más del lado de morir a su propia sed de justicia. A lo mejor se ha mantenido más en el lado de llorar y lamentarse por lo que otros han hecho o han dejado de hacer con usted y es hora de reír a carcajadas haciendo el bien a los demás; o tal vez se ha mantenido más en el lado del tiempo de hablar, quejarse e insultar a los demás y le falta estar en el lado de callar y meditar en lo que usted ha hecho mal, en sus errores. Verá, mi estimado amigo, que la grandeza del hombre no esta en ganar las batallas a todos los demás sino más bien en ganar la batalla que libra con usted mismo, allí radica la verdadera victoria.

De la misma manera que aquel gran buque de guerra, la triste realidad en la que vive la mayoría de la gente en este planeta, es la de salir día a día a transitar en este mundo con la idea de que todos tienen que cambiar su rumbo y hacerse a un lado para acomodarse a ellos sin darse cuenta que son ellos mismos los que tienen que dar un nuevo rumbo a sus vidas.

El enojo no escucha a nadie, solo exige; el enojo no razona, solo demanda; el enojo no es compasivo, solo tiene sed de venganza. De allí se desprende la octava y última llave para derrotar el enojo que es nada más y nada menos que “Reformar sus actitudes”. Así como lo escucha, el que necesita un cambio de actitud es usted, y para ello, tenga metas de actitudes que quiere cambiar ya que le han traído conflicto con otros y trabaje para lograrlo.

No piense en usted primero, mire quien necesita de su ayuda; trate a otros de la misma manera que le gustaría ser tratado; considere y valore los sentimientos e intereses de la otra persona, no solo los suyos; no se enfoque únicamente en su posición y en sus derechos, pues los otros también los tienen; busque maneras de servir a los demás, vera como lo comenzaran a servir de igual manera; hable y actúe con un corazón humilde, la gente se lo agradecerá; sométase a las leyes, están para ser cumplidas; y sobre todo, este dispuesto a morir a su propio orgullo, usted mismo se sorprenderá. Sea parte del cambio, sea diferente a los demás, sea simplemente “UN FARO EN MEDIO DE LA OSCURIDAD”. Dios lo bendiga.

Latinos Unidos de NJ

PO BOX 1082

Jackson, NJ 08527

Tel: 732-534-5959

Fax: 732-987-4677

© 2019 Latinos Unidos de NJ. All Rights Reserved. Website Design by Gil Cruz